Cuando termina el año, muchos autónomos y empresas buscan cambiar de asesoría. El principal motivo es que el asesor haya cometido un error que origine una sanción. Pero hay otras causas como el precio del servicio o la calidad de la  atención prestada.

Como cliente debes conocer cuáles son las necesidades de tu negocio y buscar una asesoría fiscal que pueda proporcionar estos servicios.

¿Por qué cambiar de asesoría?

Si piensas que tu asesoría fiscal, laboral y contable:

  • No cubre las expectativas que tenías al principio.
  • Tiene un precio elevado para el servicio que ofrece.
  • No te informa de las novedades legales y tienes que preguntarle si las noticias que has leído o escuchado te afectan o no.
  • No te informa sobre subvenciones o ayudas que pueden beneficiar a tu negocio.
  • Tarda mucho tiempo en responder emails o devolver tus llamadas.
  • No te informa con antelación de la situación de tu negocio porque tarda mucho tiempo en contabilizar las facturas. Siempre espera al último momento.
  • No cumple los plazos o lo hace en el último momento. No te deja tiempo para prever el dinero que necesitas para cubrir impuestos, seguros sociales…
  • Ha tenido varios errores leves y ya no tienes la misma confianza con ella.
  • No te facilita datos de tu empresa cuando se los solicitas y parece que tienes que andar detrás de ella.
  • No aporta valor añadido a tu negocio. Es un mero tramitador de impuestos y nóminas.
  • No la ves comprometida contigo ni con tu negocio. Sientes que eres un número más y que no le importa cómo te vaya.
  • Se equivocaron al presentar un impuesto y tuviste que pagar la sanción y los intereses de demora. A pesar de que fue un error suyo, fuiste tú quien tuvo que hacer frente a los costes porque no asumió su responsabilidad.

Cuidado! Tu asesoría no está cumpliendo bien sus funciones y tú no estás satisfecho con sus servicios. Tendemos a evitar los cambios. Por comodidad, nos quedamos quietos, aún sabiendo que la situación no es buena. Pero debes buscar otra asesoría que se adapte a tus necesidades y que te ofrezca el máximo ahorro fiscal. Da el primer paso.

evaluar trabajo del asesor

¿Cuándo es el momento para realizar el cambio?

Puedes cambiar de asesoría en cualquier momento (aunque dependerá del tipo de contrato que hayas firmado y lo que indiquen sus cláusulas de rescisión).

Pero siempre hay momentos más propicios que lo harán más fácil para ti, para el nuevo asesor y para realizar el traspaso de documentos de la antigua a la nueva gestoría.

Los mejores momentos para realizar el cambio son:

  • Al inicio del año, pues se ha cerrado un ejercicio y comienza otro. Toda la documentación está localizada, la contabilidad cerrada y presentados todos los impuestos del año anterior.
  • Al final de cada trimestre. En este caso, la contabilidad no está cerrada, pero si se han presentado los impuestos trimestrales y es más fácil para el nuevo asesor retomar el trabajo donde lo dejó el anterior.
  • En cualquier otro momento, siempre que lo organices con tiempo.

Al realizar el cambio de la asesoría laboral hay que realizar el cambio de autorizado en Red de la empresa. Debes asegurarte de que la asesoría saliente haya presentado los seguros sociales correspondientes antes de proceder al cambio.

¿Cómo realizar el cambio sin complicaciones?

Deberás comunicar el cambio a tu actual asesoría, no sin antes haber revisado si existe en su contrato alguna cláusula que te obligue a un determinado preaviso o formalidad.

Documentación a solicitar al cambiar de asesoría

También deberás solicitar toda la información tuya que tenga en su poder:

  • documentos originales (escrituras, contratos, facturas…)
  • copia de impuestos presentados, nómina, seguros sociales…
  • contabilidad
  • libros de facturas

La documentación a solicitar variará en función del momento del año en el que pretendas realizar el cambio y de la situación en que se encuentre la gestión de la misma.

Lo ideal es que la nueva asesoría fiscal, laboral y contable se encargue de determinar la documentación que será necesaria tras evaluar tus necesidades más urgentes.

Estos datos son de tu propiedad. La asesoría que cesa en sus servicios está obligada a proporcionártelos.

Es una información no sólo necesaria para ti, sino también para tu nuevo asesor. Deberá disponer de todo el conocimiento posible para evitar fallos o malentendidos. Gran parte de los errores que cometen las asesorías fiscales y contables suelen ser por falta de información o por disponer de información inexacta.

Debes considerar al asesor como una parte de tu negocio. Cuanta mayor información tenga, más te conocerá. Además de evitar errores, podrá recomendarte opciones de ahorro, ayudas y subvenciones y formas de optimizar tu empresa.

¿Qué autorizaciones debes revocar?

Lo más seguro es que tu anterior asesoría tuviera asignada tu empresa en el Sistema Red de la Seguridad Social. Además de estar autorizada en Hacienda para realizar determinados trámites.

Habrá que revocar las asignaciones que tuviera en la Seguridad Social y anular las autorizaciones otorgadas en la AEAT y otros organismos.

Dado que ya no va a ocuparse de tus asuntos, ella es la primera interesada en anular cualquier representación que tuviera para evitar responsabilidades.

¿Qué debes valorar para saber si aciertas al cambiar de asesoría?

Debes conocer cuáles son las necesidades de tu negocio y buscar una asesoría fiscal y contable que pueda proporcionarte estos servicios.

Claves a analizar al cambiar de asesoría fiscal, contable y laboral:

Profesionalidad

La idea de cambiar surge cuando tu asesor no cumple con un mínimo de calidad en el servicio. Por eso debes buscar buenos profesionales.

En un primer momento es difícil descubrirlo. Pero puedes intentar contactar con alguno de sus clientes para que te den su opinión. También puedes buscar información sobre los profesionales que trabajan en la asesoría a través de internet.  Por ejemplo, en la red profesional Linkedln puedes visitar los perfiles de los asesores y ver su preparación y experiencia profesional.

Costes

Muchos clientes se muestran insatisfechos por los costes. Debes pagar por los servicios contratados y no por más.

Al #cambiardeasesoría pide el presupuesto de un servicio que se adapte a tus necesidades y asegúrate de que pagas por el servicio que te ofrecen Clic para tuitear

Piensa que lo barato sale caro. Las empresas que ofrecen precios muy bajos, prestan servicios mínimos en donde tú realizas todo el trabajo y ellos te asesoran puntualmente. Así lo que has ahorrado en asesoría, lo tienes que pagar luego en impuestos o sanciones. Otras asesorías se limitan a contabilizar las facturas, sin que les importe la situación real del negocio.

El trabajo de una asesoría no es sólo gestionar, sino principalmente asesorar

Es conocer las necesidades de su cliente, aconsejarlo en temas fiscales, contables y laborales ayudándolo a adaptarse a los cambios legales, analizar sus estados financieros, proponiendo medidas correctoras si fueran necesarias.

Así el cliente considerará a la asesoría como una parte indispensable del negocio en lugar de un despacho al que le encarga los impuestos y la contabilidad.

Atención personalizada

Si tu asesor no te atiende cuando lo necesitas o no puedes localizarlo, no te está prestando un buen servicio.

Tu asesoría debe estar allí para tu empresa y aconsejarte en tus dudas. Cada negocio es único y una buena asesoría debe adaptarse a las necesidades particulares de cada cliente.

Para eso es importante que tenga varios sistemas de comunicación bien estructurados, que se adapten a ti y a tu negocio. Atención telefónica, por email, por skipe o presencialmente si el cliente así lo requiere.

Compromiso

Al #cambiardeasesoría piensa que el trabajo de una asesoría es asesorar y no sólo gestionar Clic para tuitear

Muchos de los clientes que se plantean un cambio de gestoría lo hacen buscando a alguien que no se limite a rellenar y presentar impuestos. (Si han contratado una asesoría low cost quizá sólo “revisen” los impuestos que tu rellenas y presentas).

Una asesoría de calidad da un servicio proactivo

  • informando de los cambios legales y aconsejándoles cómo deben adaptarse a ellos
  • analizando los estados financieros del cliente, trasladándole las conclusiones obtenidas y proponiéndole medidas correctoras si son necesarias
  • estableciendo un flujo de información constante y automático entre la asesoría y el cliente: las nuevas tecnologías permiten recopilar y almacenar toda la documentación (nóminas, impuestos, facturación) necesaria para prestar un mejor servicio.

Estos son los puntos a tener en cuenta si piensas cambiar de asesoría. Síguelos y el cambio irá perfectamente. Sólo deberás comprobar que el nuevo asesor cumple con las expectativas y los servicios prometidos.

Si te has planteado cambiar de asesoría o tienes dudas, contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

Blog Jraeconomistas Foto Cabecera

Si quieres recibir los artículos en tu email, subscríbete!

Consentimiento

Gracias por subscribirte!. Valida el email de confirmación.

Shares