Determinados colectivos profesionales tienen la posibilidad de optar, al inicio de su actividad, entre mutua profesional y régimen de autónomos. Es una decisión importante. Conviene que conozcas todas sus implicaciones para asegurarte que has elegido la alternativa adecuada.

¿Qué es una mutua profesional?

Una mutualidad de previsión social es una asociación sin ánimo de lucro de un grupo de personas que se unen para ayudarse.

Los socios aportan una cuota periódica con la que se financian ciertas prestaciones.

En este caso, hablamos de una asistencia que pasaría a sustituir las coberturas de la Seguridad Social para los autónomos. Por ejemplo, la jubilación o la incapacidad laboral transitoria.

Mutualidades de previsión social que pueden ser alternativas al régimen de autónomos

Las mutualidades de profesionales que pueden ser una alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) son:

– Mutualidad de la Abogacía y Alter Mutua para los abogados.

– Hermandad Nacional de Arquitectos Superiores (hna) que absorbió a Mutualidad General de Previsión Social de Químicos Españoles.

– Previsión Mutua de Aparejadores y Arquitectos Técnicos (PREMAAT).

– Mutualidad de Previsión Social de Procuradores de los Tribunales de España.

– Asociación Mutualista de Ingeniería Civil (AMIC) y La Mutua de Ingenieros para los ingenieros industriales.

– M.P.S. de Peritos Ingenieros Técnicos Industriales (MUPITI).

– Mutualidad de Gestores Administrativos.

– Mutual Médica.

Coberturas, prestaciones y derechos

Su nivel de cobertura y prestaciones/riesgos a cubrir quedó fijado en unos mínimos a partir de la regulación que entró en vigor en 2013.

Se fijaron criterios obligatorios de cuantías para fallecimiento, jubilación, invalidez permanente e incapacidad temporal, ligando a su vez el importe de las cuotas (primas) a una referencia a las que se abonan en el sistema público.

Así se establece que sea una verdadera alternativa a la Seguridad Social.

En los últimos años también se están equiparando en derechos:

  • Por ejemplo, el Servicio Público de Empleo ya permite capitalizar la prestación por desempleo a través de las mutuas, tal y como se puede hacer en el caso de autoempleo con las cuotas de autónomos.
  • Pero sobre todo, se ha reconocido el derecho de asistencia sanitaria por la Seguridad Social para los mutualistas con ingresos inferiores a 100.000 euros anuales. Anteriormente debían contratar seguros privados.
  • Tarifa plana: Todas las mutuas ofrecen tarifas planas parecidas a la de la Seguridad Social. Se trata de beneficia al profesional que inicie una actividad por cuenta propia.

¿Por qué es importante elegir la opción adecuada entre mutua profesional y régimen de autónomos?

La Disposición Adicional Decimoctava del Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social señala que “si el interesado, teniendo derecho, no optara por incorporarse a la mutualidad correspondiente, no podrá ejercitar dicha opción con posterioridad”

Esto significa que

Los profesionales que se incorporen al RETA perderán su derecho a acogerse más tarde a la mutualidad de previsión social si cambian de opinión. Es una decisión sin vuelta atrás.

Podrán utilizar la mutua como sistema complementario o de ahorro, pero deberán seguir pagando la cuota de autónomo. Por eso es muy importante estudiar los pros y los contra de estas dos alternativas.

Preguntas frecuentes

¿Puedo cambiar de mutua profesional a régimen de autónomos?

Si inicialmente has optado por una mutualidad de previsión social alternativa a la Seguridad Social puedes cambiar de opinión y darte de alta en el RETA  mas tarde.

No tienes por qué darte de baja en la mutua. Puedes seguir utilizándola como sistema complementario o de ahorro como cualquier otro plan de pensiones privado.

Para darte de alta en el régimen de autónomos debes presentar el alta en Hacienda y un certificado de la mutua indicando el tiempo de permanencia.

Así comprueban que has cotizado a un sistema alternativo a la Seguridad Social y no salta la deuda.

¿Qué pasa si pido la baja del RETA para cambiarme a la mutua?

Como ya hemos visto, la Ley señala que este cambio no es posible.

Si solicitas la baja, la Seguridad Social la denegará. Señalará que la baja en el régimen de autónomos siempre debe ir acompañada de la baja en Hacienda o de otro motivo permitido por la ley y el cambio de mutua no lo es.

Es esa negativa a la baja la que debes recurrir. Pero mientras tanto se devengarán las cuotas de autónomos.

¿Puedo cotizar en una mutua profesional y tener trabajadores contratados?

Si, puedes estar dado de alta en una mutualidad de previsión social y tener contratados trabajadores.

Como cualquier trabajador por cuenta ajena, cotizarán en el Régimen General de la Seguridad Social.

¿Puedo beneficiarme de la tarifa plana de la mutua y cuando acabe cambiarme al RETA y disfrutar de su tarifa plana? ¿Aunque ya esté cotizando en el Régimen General de la Seguridad Social?

En principio, no habría problema en darte de alta en la mutua, beneficiarte de su tarifa plana y después pasarte al régimen de autónomos.

También podrás beneficiarte de la tarifa plana de 50 euros si reúnes las condiciones: no haber estado de alta en el RETA en los dos años anteriores.

Por lo tanto, podrás disfrutar de las dos tarifas planas.

Pero si abandonas la mutualidad al cabo de dos o tres años, el dinero aportado allí no te computará a efectos de jubilación. A no ser que sigas utilizando la mutua como sistema complementario o de ahorro.

Si ya estas cotizando en el régimen general de la Seguridad Social, entrarás en pluriactividad. Puedes acceder a la tarifa plana y a otros beneficios por cotizar en varios regímenes de la Seguridad social.

Si además de mi actividad profesional realizo cualquier otra actividad económica ¿puedo seguir cotizando sólo en la mutua?

El ejercicio de cualquier actividad económica que no sea una de las actividades profesionales que permiten cotizar en una mutua alternativa obliga a solicitar el alta en autónomos. Puedes seguir cotizando en los dos sistemas o cambiarte al RETA.

Si ya estabas afiliado al RETA, al iniciar otra actividad no tendrás que solicitar un nuevo alta (el autónomo cubre todas las actividades que realices).

Sin embargo, debes poner en conocimiento de la Seguridad Social el ejercicio de la nueva actividad para poder calcular la cuota, si optas por la cobertura de contingencias profesionales.

En cuanto a las pensiones de jubilación, ¿son compatibles? ¿y si también he cotizado al régimen general?

Si trabajas por cuenta ajena estarás afiliado al régimen general. Si también lo haces por cuenta propia y te das de alta en el RETA, cotizarás a dos regímenes distintos de la Seguridad Social.

Podrás tener derecho a dos pensiones si se cumplen los requisitos en cada régimen.

El inconveniente es que la suma de las pensiones que te corresponden por ambas actividades no puede superar la pensión máxima.

Esto implica que si ya alcanzas el máximo con tu actividad por cuenta ajena, lo que cotices al RETA se perderá. No supondrá un incremento en la pensión. Sin embargo, si en lugar de elegir el RETA eliges la mutualidad, esta tendrá carácter complementario y sí recibirás una renta extra tras la jubilación.

La ventaja de cotizar en dos regímenes de la Seguridad Social es que si no reúnes las condiciones para recibir dos pensiones, las bases de cotización acreditadas se acumularán a las del régimen en el que se cause la pensión, para determinar la base reguladora, sin que la suma de las bases pueda exceder del límite máximo de cotización vigente en cada momento.

Sin embargo, como la mutualidad es ajena a la Seguridad Social, no podrás acumular las aportaciones realizadas a este régimen alternativo con las ya realizadas a la Seguridad Social.

Cómo elegir entre mutua profesional y régimen de autónomos

En términos generales no hay una opción mejor que otra.

Elegir entre mutua profesional y RETA dependerá de las coberturas que ofrezca cada mutua en concreto, del coste económico y de las prestaciones a las que quieras acceder. Te ayudamos a decidir #AutónomosVSmutua Clic para tuitear

Llegado el momento de elegir, debes informarte bien. Consulta las coberturas que ofrece cada una de las opciones y la mensualidad que tendrás que abonar.

Ten en cuenta que esa cantidad se irá incrementando progresivamente, tanto en el caso de la mutualidad como en el de la Seguridad Social, si te acoges a una bonificación inicial.

Lo mejor es que prepares tu propia tabla comparativa valorando todos los aspectos. Muchas mutuas ofrecen la suya, pero su visión es parcial.

Si una vez comparadas ambas opciones crees que hay un empate técnico, es recomendable que optes por la mutua. Y es que esta decisión es reversible, algo que no ocurre al contrario.

Podrás acogerte al RETA si no estás satisfecho con la mutua y, como seguramente no habrás estado de alta en el régimen de autónomos anteriormente, podrás beneficiarte de la tarifa plana.

Si lo deseas, podemos realizar un estudio sobre la opción que más te conviene en función de tus circunstancias personales y de las prestaciones a las que quieras acceder. Contacta con nosotros

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,33 de 5)
Blog Jraeconomistas Foto Cabecera

Si quieres recibir los artículos en tu email, subscríbete!

Consentimiento

Gracias por subscribirte!. Valida el email de confirmación.

Shares
Share This